Colombia y sus Beneficios...

La Milagrosa Ciudad de Buga...

Escrito por andyberna 28-12-2009 en General. Comentarios (17)
Buga “La Ciudad Señora” se encuentra rodeada de zonas planas, ligeramente onduladas las que se van elevando a las estribaciones de la cordillera. Con una extensión de 832 Kilómetros cuadrados, la ciudad tiene cuatro pisos climáticos, por lo que su producción ganadera y agrícola es variada. Tiene cultivos industriales de caña de azúcar, maíz, sorgo y otros cereales. Los principales ríos de la ciudad son el Sonso, el Guadalajara y el Loro, además de varias quebradas. En la historia religiosa del país el templo del Cristo Milagroso de Buga es objeto de un intenso transporte y comercio de Peregrinos.



Esta población se llamó inicialmente Jerez, luego Guadalajara de Buga y fue capital del Departamento de Buga antes de crearse el departamento del Valle. La palabra Buga es de origen Caribe ya que se le ha encontrado en el Istmo de Panamá en el nombre de un pueblo Bugabá que quiere decir “lugar de la lanza”. Finalmente Guadalajara de Buga fue el nombre que los españoles dieron a la ciudad que fundaron en la cordillera Central por orden del gobernador de Popayán, Don Luis de Guzmán, y en memoria de la patria de éste, que era Guadalajara de España. Luego cuando el gobernador Don Alvaro de Mendoza Carvajal trasladó la ciudad al Valle del Cauca, la denominó Guadalajara de la Victoria, pero prevaleció el nombre de Buga.


La historia de la Basílica de Buga es conocida en el mundo entero:

En el siglo XVI, Buga era apenas un pequeño poblado que se encontraba atravesado por el río del mismo nombre. A la orilla del río, vivía una anciana lavandera que soñaba con comprarse un crucifijo. Cuando ya había reunido el dinero necesario, un buen día pasó un hombre desesperado porque iría preso y debería abandonar a su familia porque no contaba con dinero para pagar una deuda. La anciana, compadecida ante esta situación, decidió darle su dinero y postergar su anhelo. El hombre bendijo a la anciana por el sacrificio que realizó.



A los pocos días, mientras realizaba sus tareas habituales en el río, la anciana encontró en el agua un hermoso crucifijo que había sido arrastrado por la corriente y no podía tener sueño, ya que provenía de una zona deshabitada. Contenta por haber cumplido su sueño, la anciana colocó al crucifijo en una caja de madera y le realizó un pequeño altar. De pronto, la anciana se sorprendió al notar que con el pasar de los días el crucifijo había crecido de tamaño y pensó que se trataba simplemente de una ilusión, pero el crucifijo y la imagen del Santo Cristo continuaron creciendo hasta alcanzar la altura de un metro.


Las personas más ilustres del pueblo fueron a ver el espectáculo y pudieron corroborar su veracidad. El sitio comenzó a ser frecuentado por creyentes que quitaban pedazos del crucifijo para llevarlos como amuletos hasta que decidieron quemarlo. Al prenderse fuego, el crucifijo comenzó a sudar. Los fieles continuaban concurriendo al lugar pero esta vez, llevaban consigo algodones para bañarlos del sudor de la imagen. El lugar pasó a convertirse en un centro de peregrinación para creyentes del mundo entero. Con el tiempo el río creció y cambió su cauce. Cuando la anciana falleció, el lugar donde se encontraba su rancho estaba disponible para colocar allí el crucifijo por lo que se decidió construir un templo que es conocido como “el Señor de los Milagros”.

Los relatos acerca del nombre de Buga permiten concluir que las comunidades prehispánicas que habitaron esta provincia tuvieron denominaciones diferentes y que el nombre de Buga, es producto de la asignación que los españoles dieron a las tribus destruidas y sometidas en la empresa de conquista.



En La Basílica del Señor de los Milagros tendrás un espacio de reflexión y encuentro con la historia de una población que se reconoce desde prácticas religiosas: Buga, ciudad  llena de sabores dulces y brisa suave típica del Valle del Cauca que refresca las tardes y los sueños de quienes visitan la Ciudad Señora. Además de la hermosa arquitectura que conserva y las tradiciones que la rodean.




Guadalajara de Buga es una ciudad relativamente pequeña, que cuenta con cerca de 115.000 habitantes. La ciudad se divide en dos zonas muy diferentes. La parte occidental corresponde a una planicie y en el lado occidental se pueden apreciar ligeras ondulaciones que van tomando altura y culminan en una región montañosa que forma parte de la vertiente occidental de la Cordillera de los Andes. La ciudad cuenta con excelentes accesos tanto por tierra como por agua. Buga posee un aeropuerto para vuelos domésticos, desde el cual es posible conectar con Cali y otras tres ciudades. Por tierra, yendo hacia el norte podemos conectar con las ciudades de Pereira, Armenia, Medellín, Bogotá y Manizales. Hacia el sur, es posible llegar a Cali. Si se quiere llegar por mar, es necesario desembarcar en el puerto de Buenaventura y luego continuar por vía terrestre hasta la ciudad de Buga.

San Juan de Pasto: La Perla del Sur...

Escrito por andyberna 07-12-2009 en General. Comentarios (4)
San Juan de Pasto es una ciudad de Colombia, capital del departamento de Nariño, además de ser la cabecera del municipio de Pasto. La ciudad ha sido centro administrativo, cultural y religioso de la región desde la época de la colonia. Es también conocida como "Ciudad sorpresa de Colombia". El nombre del municipio y de la ciudad se origina en el nombre del pueblo indígena Pastos, Pas = gente y to = tierra o gente de la tierra, que habitaba el Valle de Atriz a la llegada de los conquistadores españoles. La ciudad, cuya población censada en 2005 era de 382.618 habitantes, es la segunda ciudad mas grande de la región pacifica después de Cali. La población estimada para 2009 según datos de proyección del DANE es de 429.923 habitantes.



Debido a que la ciudad está en un valle interandino a una altitud de 2.527 msnm y se encuentra al pie del volcán Galeras la precipitación y la nubosidad son bastante altas. La temperatura promedio anuales es de 13,3°C. Es una ciudad donde se siente la presencia del pasado, mostrando un contraste arquitectónico sin igual con edificaciones de la época republicana y casas modernas. Esta bella población se caracteriza por sus paisajes, reservas naturales y centros culturales que acogen al turista con la amabilidad y cordialidad manifiesta de su gente.

Pasto,  tiene otra denominación, "La Ciudad Sorpresa". Nombre dado por innumerables y sorprendentes historias; narraciones  que vienen desde la Colonia y la Independencia,  logrando convertirse en una de las ciudades más importantes del país. El aspecto cultural de la ciudad está enmarcado en el carnaval de negros y blancos, el barniz de pasto, arquitectura religiosa de diferentes estilos, museos, bibliotecas y centros educativos. El teatro Imperial de la Universidad de Nariño es un sitio de interés de la  ciudad que dan fe de la cultura regional. La festividad principal es el Carnaval de Negros y Blancos, declarado patrimonio cultural de la nación por el congreso de la República de Colombia en abril de 2002, y el 30 de septiembre de 2009 añadido entre las listas del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO se celebra del 28 de diciembre al 6 de enero de cada año.



La principal atracción en el municipio de Pasto sin duda es el lago Guamez o laguna de la Cocha, situada a 27 kilómetros de la ciudad de Pasto, a 45 minutos por carretera pavimentada. En el sitio se puede disfrutar del paisaje, de la gastronomía lugareña basada en la preparación de la trucha arco iris, la pesca deportiva y paseos en lancha. Por otro lado  el turismo ecológico existe el Centro ambiental Chimayoy, ubicado a 4 km de la vía que comunica a San Juan de Pasto con el interior de Colombia, su significado en quillasinga significa "ir al encuentro con el sol" y es un espacio enfocado al sector ambiental y sus principales actividades son: la educación Ambiental, investigación ambiental, conservación de la ecología y turismo ambiental y regional.



La ciudad depende del comercio, los servicios y la industria, destacándose el procesamiento de alimentos y las artesanías. Los artesanos pastusos de la madera, ebanistas y talladores, son famosos desde la época de la colonia. Cuna de grandes artistas plásticos, como los pintores Isaac Santacruz, Manuel Guerrero Mora, y Carlos  Santacruz. La ciudad se destaca por su  música  tradicional, trío de instrumentos de cuerda, amenizan reuniones y fiestas interpretando  boleros y música colombiana como bambucos o pasillos. La ciudad es cuna de numerosos compositores de renombre nacional como de Maruja Hinostroza de Rosero y Raúl Rosero. La mayor manifestación cultural de los pastusos son  las  artesanales con la elaboración de utensilios de madera tallada y cubierta con una resina obtenida del fruto de un arbusto de la selva andina, llamado Mopa - Mopa; utiliza una técnica refinada manual que data del periodo prehispánico, conocida como Barniz de Pasto.